¿Cuánto tiempo tarda un soldador en enfriarse?

Si uno está trabajando en un proyecto de soldadura y necesita cambiar las puntas o está terminando y necesita dejar que las puntas se enfríen antes de almacenar su herramienta, surge la pregunta: ¿cuánto tiempo tarda en enfriarse un soldador? Esta pregunta tiene múltiples escenarios posibles y la misma cantidad de respuestas. Estas son algunas de las diferentes situaciones y sus soluciones correspondientes para ayudar a responder la pregunta de enfriamiento con respecto a los soldadores.

El estilo marca la diferencia

Al considerar el tiempo de enfriamiento de un soldador, lo primero que debe tener en cuenta es el estilo del dispositivo que está utilizando. El tamaño y el tipo de punta que está utilizando determinará el tiempo total que tardan en enfriarse las puntas y las herramientas.

Cada una de estas opciones de herramientas ofrece diferentes niveles de calor y estilos de calor, que a su vez cambiarán el tiempo total que tardan en enfriarse los soldadores. Si bien la mayoría de los dispositivos estarán lo suficientemente fríos dentro de dos o tres minutos, para no iniciar un incendio, se recomienda que espere al menos treinta minutos antes de almacenar las herramientas en un espacio cerrado. Siempre verifique y asegúrese de que todas las partes se hayan enfriado antes de almacenarlas de esta manera. La mayoría de estos dispositivos tienen soportes que facilitan el enfriamiento y permiten a los usuarios evitar quemaduras en las superficies durante el proceso de enfriamiento.

Si la necesidad de un soldador frío es cambiar las puntas para utilizar otro estilo o tamaño, el tiempo dependerá no solo del soldador en sí, sino también de la punta que está actualmente en uso. Las puntas varían en tamaño y estilo, desde muy finas para pequeños proyectos delicados como placas de circuitos hasta puntas más amplias para cables y alambres. Cuanto más gruesa sea la punta, más tardará en enfriarse por completo. Sin embargo, hay algunas otras recomendaciones para cambiar los consejos durante el trabajo, sin tener que esperar.

Recomendaciones para cambiar consejos calientes

Hay algunas ocasiones en las que uno podría necesitar cambiar una propina durante un proyecto. El problema surge cuando la punta actual está demasiado caliente para manejar. Entonces, ¿cómo puede continuar trabajando cuando la punta está demasiado caliente para quitarla? Aquí hay algunas recomendaciones:

  • Eliminar con alicates. Las puntas calientes se pueden quitar fácilmente con un par de alicates. Para hacer esto, asegúrese de tener un lugar donde colocar la punta caliente que no se quemará mientras aún se está enfriando. Muchos puestos tienen soportes o tazas para sostener estos consejos calientes de forma segura. Si el tuyo no, busca un recipiente que resista el calor. El primer paso para cambiar la punta será apagar el soldador. Una vez que se apaga, con los alicates, desenrosque la vaina de la punta actual y suéltela en el soporte. Retire con cuidado la punta y colóquela en el recipiente de enfriamiento. Tenga cuidado de que no toque ninguna superficie sensible al calor, ya que estará extremadamente caliente. Ahora está listo para insertar la nueva punta. Es una buena idea usar los alicates para esta porción también porque necesitará volver a colocar la funda, y probablemente todavía estará caliente. Una vez que tenga la punta en su lugar, deslícela dentro de la funda que está en el soporte y gírela para comenzar a enhebrar. Apriete la vaina el resto del camino con los alicates. Ahora estás listo para continuar con tu trabajo.

 

  • Guantes resistentes al calor. Otra opción popular para cambiar consejos importantes durante los proyectos es con guantes resistentes al calor. Al elegir un par de guantes resistentes al calor para este propósito, busque guantes que sean resistentes al calor a más de novecientos grados. Vuelva a verificar la compatibilidad térmica de su soldador y asegúrese de que la resistencia al calor de los guantes sea al menos cien grados mayor por razones de seguridad. Con estos guantes, simplemente podrá quitar la punta caliente y colocarla en un recipiente para que se enfríe. Reemplace con la punta deseada, permita que la nueva punta se caliente a la temperatura adecuada y vuelva a trabajar.

Ideas para cuando se necesitan más de un consejo

Cuando entra en un proyecto sabiendo que necesitará diferentes consejos para completar el trabajo, a algunos soldadores les gusta usar múltiples dispositivos. Ahora, esta no es una idea óptima para el aficionado ocasional, pero si realiza un poco de soldadura, podría proporcionar una solución. Una forma de lograr esto es comprar varias planchas de soldadura diferentes, que con el costo generalmente bajo de algunos de los dispositivos más básicos, no es demasiado exigente para el bolsillo.

Otra opción que proporciona disponibilidad de múltiples puntas es mediante el uso de un sistema de soldadura que ofrece varias piezas de mano diferentes. Los sistemas de soldadura tienen un precio más alto que otros dispositivos, pero si usted es un soldador ávido, el equipo adicional y la facilidad de trabajo serán más que compensar el precio adicional. Algunos sistemas vienen con accesorios adicionales para puntas, mientras que otros tienen múltiples piezas de mano y accesorios para pistolas de aire caliente. Encontrar el sistema correcto eliminará la necesidad de esperar a que los consejos se enfríen para cambiarlos y permita un trabajo continuo.

Qué no hacer para reemplazar las puntas calientes

Ahora que conoce un poco sobre los tiempos de enfriamiento y cómo cambiar las puntas calientes en un soldador, es esencial cubrir un par de cosas que nunca deberían probarse para enfriar las puntas o dispositivos. El uso de estas técnicas para enfriar su soldador podría ocasionarle daños a usted mismo o al soldador y a las puntas.

El primer no-no cuando se trata de enfriar las puntas del soldador es colocarlas en agua. Hay varios factores que hacen que esta sea una mala idea. Primero, si el soldador todavía está enchufado, corre el riesgo de sufrir una descarga eléctrica. Luego, el calor extremo de las puntas que se reduce rápidamente por el agua puede causar grietas en la capa protectora externa de la punta. Estas capas externas generalmente están hechas de hierro, lo que protege un núcleo interno de cobre. El núcleo de cobre permite un calentamiento rápido y un calentamiento constante durante todo el uso, mientras que el revestimiento de hierro protege el núcleo de cobre del deterioro rápido y la necesidad de reemplazos frecuentes. Cuando la capa externa se agrieta, permite que el fundente entre en contacto con la capa interna de cobre y comienza la corrosión del cobre. Finalmente, entre estas otras razones es que cuando introduce el calor extremo del soldador en el agua, las burbujas y la evaporación resultante pueden causar quemaduras al usuario.

El otro no-no para enfriar un soldador es el uso de ventiladores. Si bien los ventiladores pueden no causar el tipo de daño que el agua causará a las puntas calientes, aún causan un enfriamiento rápido, y esta acción a menudo resulta en puntas agrietadas y nuevamente compras frecuentes de puntas de reemplazo.

La paciencia es clave

Cuando se trata de enfriar un soldador, la paciencia es definitivamente la mejor. Esperar dos o tres minutos asegurará que el soldador no encienda fuego. Agregar otros treinta minutos más o menos asegurará que el almacenamiento del soldador en un espacio cerrado sea seguro. Si se necesitan cambios de punta y esperar no es una opción, utilizar alicates o guantes resistentes al calor puede proporcionar una solución instantánea. Finalmente, tomar las precauciones de seguridad adecuadas al trabajar con soldadores lo mantendrá seguro y prolongará la vida útil de su soldador y sus puntas. Evitar cosas como la inmersión en agua y el enfriamiento del ventilador también extenderá la vida útil de su herramienta y accesorios, brindándole un dispositivo que funcionará para muchos más proyectos en el futuro.